Archivos Mensuales: mayo 2016

Y vos, con la voz inevitablemente encendida sólo cuando me mirás con rencor, que cuando acomodás mi nombre en tus palabras siempre ocultás más de lo que decís, y que al obligarme a mantener la vista anclada a tu persona volteás a ver a la ventana: te llevás la apatía por las cosas que nunca fueron y devolvés la locura al tiempo perdido; seguís llevando el sentido ajeno a la razón fría que nos espera, esa invalidándose a sí misma cada vez que me la decís de frente…
Vos acercás lo indefinible e impreciso del final del día: el inicio al sueño incierto vagando e inventando nombres para mantenerme ocupado, mantenés la atención dispersa entre las líneas temporales que atraviesan mi cabeza mientras te paseás con desdén entre las historias que nunca voy a terminar.

Anuncios