Archivos Mensuales: enero 2016

Esperando nacer

Y vos, sentado, pensando una y mil veces, reteniendo la claridad de los frentes cuando están detrás de vos, olvidando tus mismos ojos para describir lo que no pueden ver. Solo vos sabés qué más se hace cuando no se llega a ningún lado, te quedás esperando y esperando lo que solo vos podés esperar por tanto tiempo sin perder la cabeza. Llegás a ver el resto ya cuando es tarde, siempre siendo alguien más atado a quién sabe qué; llevás a la calle a donde vas para poder recordarla cuando lleguen tus últimos días. Caminás en círculos para poder avanzar, cambiás el camino para volver a sentir el frío del asfalto y regresar al inicio, pensás encima de lo que estás y nunca vas a estar, lo tenés todo en la cabeza.

Y vos, sentado, pensando una y mil veces, reteniendo la imagen de lo ido y ya nunca va a volver, recordando las descripciones y repasándolas tratando de encontrar el punto que alguna vez dejaste perdido. Solo vos creés saber lo que se hace cuando al final del ciclo todo vuelve a iniciar, ya el tiempo te pasó encima y seguís sentado perdiendo la cabeza. Van a llegar tus últimos días y vas a seguir en la misma calle que ya tu memoria tiene impresa en tu rostro, caminás y caminás bajo la misma lluvia, y a veces, siguiéndola, recordás olvidar y volvés a sentarte y pensar una y mil veces, dejando ir y reteniendo las ideas que creés inmersas en tu cabeza para poder ver al final, cuando te encontrés en la misma calle y al asfalto aún frío, que tenías razón: ya perdiste la cabeza.

Anuncios