Dos vos.

Todo llega, no hay tiempo.

Entre el sabor amargo de pasado e incertidumbre o en noches insípidas nubladas y fugaces, cuando se alcanza el punto muerto y vano donde las palabras flotan sin significado alguno.

Llega como idea, inspiración, recuerdo, reflexión en espejo, abriendo el solitario nombre repetido incontables veces a lo largo de la historia. Camina al lado, silencioso, como sombra atravesando los días en los que nunca estuvo, como todo lo demás desvaneciéndose cuando en el fin se menciona y volviendo irreconocible, olvidado.

Oculto en palabras, en pérdida, esperando al golpe de contradecirse en retrospectiva, esperando a los dos vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s