Por la niebla, hacia arriba

Iba caminando en la autopista con una mirada opaca, hacia abajo; distraída parcialmente para dejar más atras los pasos lentamente dados. El día no se prestaba para ver al frente, hacía un frío penetrante en los huesos despojando la claridad particular de la vista hacia las montañas; tampoco se prestaba para salir de casa, solo tenía pinta de quedarse frente a una ventana a verlo pasar por las calles vacías, pero precisamente ese día, él tuvo un asunto importante por cubrir.
Una brisa inquieta le hizo sostener la entrecerrada mirada en el resto del camino, lejano, vacío y nublado; como aquellos días en los que un balcón le mantenía vivo, con la vista hacia arriba, perdida en los tonos grises tristes, pero con el alma en el aire, lloviendo y siendo parte de todo eso expresando libertad.
Solo un recuerdo le bastó para regresar al fin de lo que huía, pisó el asfalto más fuerte y miro hacia el cielo, levantó sus manos y el frío desapareció.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s