Jueves 2 a.m.

La noche me cayó encima la última vez, rozando mi frente, arrancándome los vellos de mi ceja derecha; pude sentir la frialdad que ella no podía seguir sosteniendo, mía propia, reflejada en luna.
He presenciado varias ya con brotes de medio día, dentro del hogar, de la habitación. Viene y regresa a hacer presencia en diversas letras escritas con los labios, con puntos de fuga. Sin embargo, logra seguir pasando al frente, concluyendo introducciones que nunca imaginé ver en mi cama, ocupando mi lugar.
Hoy la noche entró a mi, la pude leer, me entretuvo hasta que no quise dejarla ir. Solo quería ver de frente a alguien, aunque su reflejo la desvaneciera y se tornara de madrugada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s